noviembre 2022 - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
Home2022noviembre

En la Revista 2+2 conversamos con dos expertos en fidelización al cliente. Sus recomendaciones son: no dejarse tentar por los descuentos y entender a los clientes en profundidad.

Escribe Camila Montaña
info@dosmasdos.com.ar

En una conversación fluida y amistosa con la Revista 2+2, Luis Guaragno y Harold Benavides  analizaron a profundidad el concepto de fidelización de clientes. Guaragno es director de Goodbox, agencia boutique de publicidad. Benavides es gerente de Dover, veterinaria colombiana con más de 65 años de experiencia en el mercado. El objetivo de fidelizar a los clientes es establecer una relación a largo plazo con ellos.

La charla giró en torno a los aspectos claves a tener en cuenta al momento de realizar una estrategia de fidelización de clientes. “Es importante volver a centrarnos en las personas”. Con esta afirmación Luis Guarango desarrolló el concepto del tipo de relación empática que se genera en la veterinaria entre el tutor, el paciente y el MV. Para Guaragno, es este tipo de relación la que facilita generar la fidelización del cliente. Indicó “es un mercado para el amor, un mercado del cuidado entonces, es un mercado maravilloso para la fidelización”.  

La estrategia de fidelización de clientes también incluye hacer que se sienta reconocido y evitar la costumbre de ofrecer descuentos. Según Benavides: “El mensaje es: cuidado con los descuentos, puedes tener una suba en los ingresos, pero también aumento en la pérdida si no se cuantifican bien”. Además, puntualizó en la importancia de no caer en la tentación tampoco de dar regalos y descuentos.

Asimismo, dialogaron sobre los beneficios para los dueños de la veterinaria al buscar hacer fidelización de clientes. Coincidieron en que es más costoso captar un cliente nuevo que venderle a uno actual. Sin dejar de lado la importancia del boca en boca para la atracción de clientes. Benavides puntualizó que “si lo básico no funciona la fidelización no te sirve y en una clínica veterinaria lo básico es ofrecer un buen servicio”.

Revista 2+2:  ¿Cuáles serían algunos tips para una estrategia de fidelización de clientes efectiva?

Harold Benavides (HB): Siempre está la tentación de ofrecer un descuento, de dar algo, regalar algo. Pero esto hay que medirlo muy bien porque te pueden generar un problema. Puedes tener una suba en los ingresos, pero también aumento en la pérdida si no se cuantifican bien. Existe la tendencia a ofrecer descuentos pero el mensaje es: cuidado con los descuentos. 

Luis Guaragno (LG): Es entender al cliente. Dar descuentos puede ser bueno, pero estamos mal acostumbrados con esto. Lo importante es entender qué quiere el cliente. Entregar lo que necesita. Si yo conozco al cliente, si yo genero un ambiente donde se sienta reconocido, claramente nos va a comprar a nosotros. Lo que importa es querer conocer a nuestro cliente y de ahí generar la estrategia. 

Revista 2+2 ¿Cuáles serían los beneficios de avanzar con estas  estrategias? 

HB: El generar una buena experiencia y que el cliente genere ese voz a voz es lo que genera más clientes. 

LG: Es más costoso captar un cliente nuevo que venderle a uno actual. Hoy en día estamos muy expuestos en las redes sociales, estas pueden amplificar lo que hacemos. Si hacemos algo malo como servicio al cliente estamos más expuestos a que la gente nos castigue por eso. No tenemos que olvidarnos que estamos haciendo un negocio para cumplir un propósito para dar un servicio y hemos dejado de lado pensar en el cliente. No es solo fidelizarlo para que nos compre más productos, si no es qué más le puedo ofrecer para ayudarlo a hacer mejor su vida. 

Para finalizar, en la entrevista con esta Revista 2+2, tanto Guaragno como Benavides puntualizaron en la importancia de fidelizar. Es a través del entendimiento del cliente y de encontrar el diferencial, que esto se logra. Benavides argumentantó que entender lo que el cliente necesita y ofrecerlo de una manera óptima es muy importante”. Además indicó que  “la diferenciación tiene que ser el servicio, tiene que estar enfocada mucho en la calidad y en entregar esos diferenciales”. 

Por su parte, Guaragno sostuvo que debido a la naturaleza del negocio veterinario se debe poner especial atención en la propuesta de valor. “El negocio veterinario es muy promisorio, y especialmente para la pequeña clínica o la clínica individual, es un negocio de propuesta de valor”, concluyó.

Un buen clínico, que va agregando áreas de incumbencia en su quehacer profesional, sin dudas terminará por brindar un servicio diferente. Y si le agrega competencias blandas ligadas al trabajo en equipo, el liderazgo y la empatía, estará directamente “condenado al éxito”.

Escribe Javier Paoloni
Director Veterinaria Vida, Río Cuarto, Córdoba.
veterinariavida@hotmail.com

Los tiempos cambian y tenemos que adaptarnos a esos cambios.
Desde nuestra época de estudiantes nos formamos para “ser los mejores” en lo que sea que hagamos.
Si sos veterinario, tenés que ser el mejor, si sos especialista tenés que ser el mejor, si sos abogado, futbolista o ingeniero o lo que decidas ser en tu vida, existe ese mandato que nos dice, sé el mejor.
Y así transcurren nuestros años como estudiantes y los primeros años de nuestra profesión, persiguiendo la zanahoria de ser el Nº 1, zanahoria que difícilmente alcancemos algún día.
Muy pocos futbolistas llegan a jugar en el Barcelona o el Real Madrid, muy pocos veterinarios argentinos llegan a dar clases en la Universidad de Munich por décadas como lo hizo el Dr. Roberto Kostlin, o se transforman en leyendas vivientes como el Dr. Stephen Ettinger.
Tenemos que cambiar esa forma de pensar, tenemos que romper ese paradigma. ¿Es imposible ser el mejor?
Claro que no, lo que es muy difícil es ser el mejor en un área específica.
Si nacés con las habilidades de Messi, seguro serás el mejor, pero este artículo se enfoca en seres terrenales, en médicos veterinarios y empresarios del sector que se levantan todos los días y van a abrir las puertas de sus establecimientos en Iberoamérica.

El desafío

Tenemos que diferenciarnos para brindar un mejor servicio, para ser más felices, para ser más rentables, para no ser una manzana más del cajón. No permitamos que sea el azar lo que determine que un cliente nos elija.

Ahora bien, si es tan difícil ser el mejor en un área específica, ¿qué podemos hacer para destacarnos?
Podemos combinar recursos, competencias y aptitudes para ser un poco mejor en dos o más áreas.
Intentaré explicarme mejor poniéndome como ejemplo, apoyado en una competencia socioemocional intrapersonal clave, el autoconocimiento.
No soy el mejor cardiólogo veterinario del país, ni cerca estoy de serlo, pero no hay muchos que manejen la cardiología, la anestesiología, la cirugía, el diagnóstico por imágenes, la comunicación, el trabajo en equipo y la gestión empresarial de la clínica veterinaria como lo hago yo.
La suma de competencias y habilidades me hace diferente; no mejor o peor que la “competencia”, simplemente diferente, único e inigualable.
Mucha gente (clientes) se siente atraída por lo diferente. Soy diferente, único e inigualable porque deliberadamente he tratado de serlo. Y lo digo con humildad, serenidad y firmeza. No hay que tener miedo de decir soy diferente, hay que animarse a salir de la zona de confort y ofrecer un servicio distinto.
Tenemos que creer en nosotros primero para que el cliente nos crea después, es imposible construir confianza y ofrecerla al cliente si no la tenemos nosotros.
Si construimos identidades alternativas, podremos funcionar algún tiempo, pero lo que verdaderamente nos llevará a zonas de crecimiento y rentabilidad será construir nuestra propia identidad como profesionales.
Y en esa construcción de identidad, la diferenciación es clave.
Yo soy diferente y los insto a que se miren al espejo y se digan: soy diferente, único e inigualable.
Pero hay que trabajar para serlo, y cuando lo seamos, por carácter transitivo, lo será nuestro servicio.
Tenemos que trabajar todos los días para diferenciarnos y brindar un servicio disruptivo. Pero sin perder de vista que brindar el mejor servicio veterinario posible es muy distinto a decir “somos los mejores”. Jamás hay que creerse los mejores, hay que enfocarse todos los días tratar de serlo.
Creo firmemente que todos y cada uno de los lectores de este texto pueden ser diferentes, únicos e inigualables, es más, no solo lo creo, deben serlo.
Todos podemos con el paso de los años ir adquiriendo habilidades y competencias que nos hagan profesionales diferentes, que nos permitan brindar servicios veterinarios de excelencia.
Tenemos que diferenciarnos para brindar un mejor servicio, para ser más felices, para ser más rentables, para no ser una manzana más del cajón.
No permitamos que sea el azar lo que determine que un cliente nos elija.
Hay muchas competencias socioemocionales que pueden aprenderse para brindar mejores respuestas, al concepto hoy se le llama aleación.
El bronce es una aleación de cobre y estaño que lo hace mejor, hierro y carbono se unen para hacer el acero. Muchas personalidades de la historia antigua y reciente han mixturado capacidades para destacarse, Nelson Mandela fue abogado, filántropo y político. Rene Favaloro fue maestro, médico, escritor e inventor antes de destacarse como cardiocirujano. Isaac Newton fue matemático, astrónomo, filosofo, alquimista y teólogo.
Entonces, si con el paso de los años vamos agregando competencias que nos permitan, por ejemplo, formar equipos de trabajo, innovar, desarrollar adaptabilidad, desarrollar motivación para mantenernos y mantener a nuestros equipos motivados, probablemente podamos conseguir el objetivo de ser diferentes en el servicio brindado por el equipo de trabajo. Sería algo asi como diferenciación colectiva, no sé si existe el término, pero me encanta.

¿Y las habilidades duras?

Las habilidades en medicina veterinaria hay que entrenarlas cada día y actualizarse permanentemente y entendiendo la idea madre de este texto, puedo ser diferente si con el paso del tiempo me destaco en dos o más áreas.
Partiendo de la clínica, voy agregando áreas que me interesen y que me motiven desarrollarlas. Cada uno sabrá que agregar, pero las oportunidades son casi ilimitadas: cirugía, geriatría, endocrinología, gastroenterología, neonatología … y asi podría escribir decenas de opciones.
No se trata de ser un “veterinario todo terreno”, que sepa “un poquito de muchas cosas”, se trata de saber mucho de algunas y así sinergizar respuestas.
Desde la psicología, sinergia es la unión de diferentes conocimientos y habilidades para cumplir un objetivo de manera eficiente y eficaz. La sinergia se puede conseguir entonces en una sola persona que combine habilidades y competencias, y también en equipos de trabajo, cuando varios individuos aportan lo mejor que saben hacer y consiguen complementarse para brindar mejores respuestas.
Cuando un equipo consigue conectarse colectivamente brinda respuestas superiores a la suma de sus capacidades individuales, eso se llama sinergia colectiva o conectividad colectiva y esta es la mejor ventaja competitiva de un equipo, junto a su diversidad.
Un buen clínico, que va agregando áreas de incumbencia en su quehacer profesional, sin dudas, más temprano que tarde terminará por brindar un servicio diferente, y si le agrega las competencias blandas anteriormente mencionadas, trabajo en equipo, liderazgo, empatía, innovación y adaptabilidad, creo que “estará condenado al éxito”.
Se trata de balancear lo tradicional con lo innovador entendiendo que todos son procesos, que llevan tiempo, enfoque y dedicación. Nadie se levanta innovador y creativo de la noche a la mañana, la innovación es un proceso que evoluciona y nunca termina.
Nadie se levanta cardiólogo de la noche a la mañana, es un proceso que lleva su tiempo, evoluciona y nunca termina, porque cada día hay cosas nuevas por aprender.
Creo que es un tema para debatir presencialmente o por redes sociales.
Me encanta la presencialidad, pero me he adaptado a la virtualidad, aunque no me ha sido fácil, he flexibilizado mis pensamientos. Recuerden que quien escribe este texto tiene 27 años dedicados a la clínica de pequeños animales y a la cardiología, las palabras Gestión y Marketing “no existían” cuando me recibí y no existieron por lo menos en los primeros 10 años de mi ejercicio profesional.
Tuve que cambiar, tuve que adaptarme.
Nuestra adaptabilidad estará directamente ligada a la flexibilidad de nuestros pensamientos y ésta, directamente relacionada al nivel de bienestar que estemos desarrollando, el cual se relaciona con la calidad del servicio que brindamos.
Si el servicio es de excelencia los clientes retornaran gustosos y la rentabilidad de nuestra Veterinaria aumentará.
Si somos felices y rentables tendremos cada vez más concentraciones de hormonas del bienestar (dopamina, serotonina, endorfinas y melatonina) que antagonizarán a las del estrés crónico (cortisol, adrenalina y noradrenalina) y de nuevo flexibilizaremos pensamientos y seremos más adaptables y atenderemos mejor aún a nuestros clientes y el círculo virtuoso se repetirá una y otra vez.
A este concepto hoy se lo conoce como FLYWHEEL, para mi será siempre el círculo virtuoso de la FELIBILIDAD, una palabra que inventé hace años, que sería un híbrido entre felicidad y rentabilidad
En áreas puramente médicas, un cerebro flexible encuentra múltiples alternativas terapéuticas para casos complicados.
A un cerebro rígido e invadido por el estrés crónico encontrar esa multiplicidad de opciones le será difícil y más difícil aún le resultará enfocarse en las necesidades no medicas de los propietarios del paciente, que sí contemplará y atenderá un cerebro flexible y en bienestar.
Entonces: ¿nos enfocamos en ser los mejores en un área específica o entendemos el concepto de sinergia?
Las respuestas puedo dárselas desde 4 diferentes ópticas:
1) Para seres terrenales, apostar todo a un área específica de la profesión puede que no sea el camino al éxito
2) Claramente debemos ir por la sinergización de nuestras habilidades médicas (duras) con habilidades blandas
3) Debemos desarrollar una visión divergente del negocio veterinario, combinando recursos, habilidades y aptitudes para brindar un servicio disruptivo
4) Hijo, no ponga todos los huevos en una sola canasta (frase repetida por mi padre desde que tengo memoria, él fue hijo de inmigrantes italianos y solo hizo hasta 4º grado de la escuela primaria).

En General Pirán. El MV Ernesto Freijes, avanza en su trabajo a campo acompañado ya por sus hijos.

¿Cuáles son los desafíos al momento de formar un grupo de trabajo? ¿Qué necesidad mueve a los profesionales a trabajar juntos? Compartimos tres casos bien distintos, con sus propias enseñanzas.

Escribe Antonio José Castelletti
MV. MBA. Zoetis Argentina
antonio.j.castelletti@zoetis.com

En las conversaciones entre veterinarios de grandes animales, muchas veces debatimos los pros y los contras de trabajar en equipo.
No a todos les sale naturalmente, pero la mayoría llega a un momento en que se plantea la necesidad de asociarse. Esta inquietud puede tener orígenes diversos.
Puede surgir de la necesidad de ampliar la oferta de servicios o productos, o de llegar a un mayor número de clientes.
También puede partir de la voluntad de empezar a dejar “trabajos de manga” para dedicarse a otro tipo de actividades.
En algunos casos, tiene que ver con dejar espacio de trabajo a la descendencia familiar.
Otras veces, se busca un socio que permita cubrir algunas debilidades, ya sean técnicas, de comunicación, o vinculadas con las instalaciones.
A la hora de formar equipos de trabajo se deben consensuar cuestiones personales y de criterios que luego se ponen en juego día a día.
Hay mucha teoría al respecto, pero quisimos conocer experiencias concretas, ¿qué dicen los veterinarios que ya han formado grupos de trabajo?
Para abordar este tema, entrevistamos a tres veterinarios de grandes animales de distintas localidades de la provincia de Buenos Aires, con proyectos bien diferentes.

Asociación de asesores. El Grupo CONPAS no para de crecer, sumando cada vez más integrantes.

Así fue que dialogamos con el MV Ernesto Freijes, de General Pirán, quien trabaja con sus hijos; el MV Ricardo Chayer, de Balcarce, fundador de CONPAS (una asociación de asesores); y el MV José Germán Luberriaga, quien trabaja en sociedad con el MV Juan Ignacio Charaf en Fortín Oeste, en la localidad también bonaerense de 9 de Julio.
Todos ellos coinciden en señalar que, además de las aptitudes técnicas que debe tener el socio o compañero, ya sea familiar o no, los valores o actitudes y habilidades son importantes para definir el perfil de la persona que nos va a acompañar en los trabajos.

De la conversación, también surgió la importancia que debe tener la comunicación entre las partes para ir armando criterios técnicos y una filosofía de trabajo consensuada para ofrecer solidez a las propuestas que se realicen a los clientes.
A continuación, compartimos la entrevista con los testimonios en primera persona.

¿Cómo es trabajar con tus hijos en la empresa familiar?

Ernesto Freijes: Para mí es muy lindo compartir la profesión con mis hijos.
Los tres eligieron ser veterinarios, y se dio la particularidad de que el grupo de trabajo se fue armando gradualmente porque se fueron involucrando desde chichos.
Al principio, como padre, tenía miedos, sentía la responsabilidad de haberlos metido en la profesión, porque es sacrificada y también tiene sus riesgos, pero creo que he hecho bien ya que es la más linda de todas.

¿Se plantean debates internos?

EF: Sí, por supuesto. Tenemos diferencias generacionales y de criterios. Además, el entrenamiento de tutor que he tenido con ellos, que es diferente justamente porque son mis hijos, ese deseo de que me superen o las ganas de evitarles cometer los mismos errores que yo, me llevó a que al comienzo los guiaba de manera excesiva. Con el tiempo me di cuenta de que puedo guiarlos, pero no manejarlos. Hoy, después de cinco años trabajando juntos, mi hijo Nicanor me ordena él a mí.

Es clave la permanencia en el tiempo dentro de los equipos, para lo cual es imprescindible hoy poder ofrecer perspectivas de crecimiento económico y profesional a los nuevos miembros que se suman, dejando de lado cualquier forma de egoísmo por parte de los integrantes con mayor antigüedad.

¿Qué cambió con la llegada de ellos a la veterinaria?

EF: La organización y el orden, especialmente en lo que hace a facturación y cobranzas, yo era bastante desordenado en este tema.
La llegada de la nueva generación nos permitió la incorporación de tecnología a la profesión que veníamos desarrollando.

Ricardo, tu caso es particular, sos uno de los socios fundadores de Consultores Pampeanos Asociados, un grupo de veterinarios y agrónomos que asesoran establecimientos ganaderos. ¿Cómo nació este proyecto?
Ricardo Chayer: En mi caso, la inquietud de trabajar en equipo surge de modelos que me marcaron apenas empecé a ejercer la profesión, como la residencia en INTA Balcarce y la docencia en la Facultad de Ciencias Veterinaria de Tandil, enriquecidas y modificadas por experiencias posteriores de interacción en empresas y con colegas. De a poco fue tomando forma lo que hoy es CONPAS, Consultores Pampeanos Asociados.

¿Cuál es para vos el principal desafío de trabajar en equipo?

RC: En la formación de equipos de trabajo, el desafío es lograr que sea realmente un equipo, que todos tiren del carro de la misma manera.
Para que eso sea posible, lo fundamental son las personas que lo forman.
Es importante la permanencia dentro del equipo, para lo cual es necesario ofrecer perspectivas de crecimiento profesional y económico a los nuevos miembros, dejando de lado cualquier forma de egoísmo por parte de los integrantes con mayor antigüedad.

En 9 de Julio. José Germán Luberriaga cuenta detalles del modelo de trabajo que llevan adelante.

¿Cómo funcionan dentro de la asociación?

RC: Un equipo de trabajo implica constante comunicación y organización de tareas en forma conjunta. En CONPAS hemos establecido normas claras para todos los puntos que pudieran ocasionar conflictos o discrepancias, que se encuentran escritos en lo que llamamos “El Estatuto”. Allí se detalla el sistema de funcionamiento orgánico, los derechos y obligaciones que son iguales para todos y válidas para futuros ingresantes.
Dentro del equipo compartimos no solo la responsabilidad de resolver problemas, sino principalmente las satisfacciones y logros.

¿Les ha traído beneficios esta forma de trabajar?

RC: Sí, por supuesto. Para poner algunos ejemplos, podemos manejar mayor número y diversidad de clientes. También, nos permite la atomización de clientes con menor impacto individual ante cesación de pagos o discontinuidad en la relación laboral. Y cuando necesitamos una licencia (salud, vacaciones, otros) tenemos quien cubra la demanda de los clientes, de manera de no afectar el servicio. Por otro lado, podemos ofrecer servicio en una amplia zona geográfica (todo el país).

José, tu sociedad con el MV Juan Ignacio Charaf en la dirección de la veterinaria Fortín Oeste ya tiene más de 10 años. ¿Qué creés que es lo más importante al momento de armar un proyecto comercial con un colega?
José Germán Luberriaga: Creo que cuando se inicia una sociedad es necesario llegar a puntos en común. Esos puntos en común hay que buscarlos y son de toda índole: técnicos, de valores, de usos y costumbres.
Cuando empezamos a trabajar juntos con Juan y con Manolo, leíamos mucho y lo poníamos en discusión para ponernos de acuerdo en los criterios, desde el punto de vista técnico, que luego íbamos a volcar hacia los clientes.

¿Qué enseñanzas podés compartir a partir de la experiencia?

JGL: Cuando empezamos a dividir las tareas dentro de la veterinaria, en algunos casos buscamos el perfil más “gauchito”, por ejemplo, para el trato con los proveedores. Con el tiempo nos dimos cuenta de que necesitábamos cambiar, reorganizarnos. Así empezamos a pensar la división de tareas en función, por ejemplo, de cuál de nosotros gestiona mejor, o tiene una mirada más a largo plazo del negocio.

¿Hay competencia interna?

JGL: Para que una sociedad funcione tiene que haber generosidad de cada una de las partes que la conforman. Es fundamental dejar los egos personales ya que en el trabajo no estamos viendo quién sabe más, sino cómo hacer para potenciarnos con nuestros conocimientos y habilidades personales y tratar de que una falencia de un socio sea cubierta por una habilidad de otro.

MV Myriam Caggiano, de Veterinaria Santa Verónica.

Conocé más sobre estas poderosas herramientas que permiten establecer lazos de comunicación internos y externos, mediante el cruce de variables e información valiosa para potenciar el negocio.

Escribe Camila Montaña
info@dosmasdos.com.ar

Hay quienes aún hoy en día manejan su clínica veterinaria con un cuadro de Excel o en hojas de papel que acumulan polvo en las estanterías. Esto no solo no es recomendable sino ineficiente. Es gracias a que desde hace algunos años se han venido creando sistemas de gestión automatizados para el mercado veterinario, que el trabajo administrativo se ha facilitado, ordenado y puesto en marcha para lograr mejores resultados para los negocios.
Este artículo busca profundizar en el entendimiento de para qué sirven los softwares de gestión, cuáles son sus características y beneficios principales.
Todo esto de la mano de Christian Marotz, MV y director de la veterinaria Planeta Animal de Villa Elvira, en La Plata, Buenos Aires, quien es usuario activo de un sistema de gestión en su veterinaria y Daniel Bonet dueño de la aplicación argentina MyVete, presente en el mercado desde hace seis años.
MyVete es un software de gestión veterinaria nacido en el año 2016, que cuenta con presencia en Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Colombia, Perú, Nicaragua, Salvador y México. Tiene cerca de 6.000 usuarios activos de habla hispana y se centra en tres aspectos fundamentales para su gestión que son: soporte al cliente, herramientas tecnológicas de vanguardia en el mercado y herramientas comerciales.
El software de gestión sirve para automatizar procesos que ocurren regularmente, ahorrar tiempo en temas administrativos y disminuir errores humanos.
Además, ayuda en la mejora de la productividad pudiendo repercutir en la rentabilidad del negocio y en el control de stock e inventario.
Sirve para recabar información valiosísima sobre los clientes y los pacientes que permitirán hacer más robusto el negocio. Sin un sistema de gestión en la veterinaria es complejo recuperar y cruzar información para tomar mejores decisiones.
Para Christian Marotz es una herramienta muy importante que ha venido usando desde que inició. “Estoy hace 18 años y por lo menos hace 15 años uso sistemas de gestión, siempre procuré por todos los medios optimizar los recursos de funcionamiento en la veterinaria. Siempre buscando nuevos sistemas de gestión”. Como él, cada día más médicos veterinarios buscan organizar la gestión de su negocio con la ayuda de algún software de gestión.
Según Daniel Bonet en el mercado veterinario ha ido adquiriendo cada vez más importancia su uso, pues como él mismo indica todo aquel involucrado en el negocio debe gestionar su labor por medio de un sistema.
“Es muy importante que el veterinario entienda que es un empresario. No importa si tiene un negocio a la calle o atiende a domicilio, es un empresario porque vive de su profesión, porque tiene un comercio, entonces tiene que hacerlo funcionar”, afirmó.
Además, indicó que “estamos en la era de la información y los sistemas dan información valiosa para el negocio, hoy es muy difícil manejar un negocio con un Excel o un cuaderno”.
Es necesario comunicarse con el cliente de forma estrecha y tener información del paciente además de llevar el registro de todo lo que se hace.
Pero ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir un software de gestión?
Lo primero es que debe ser fácil de usar e intuitivo y tener soporte activo por parte del proveedor que lo desarrolla pues, en el día a día se pueden presentar situaciones que ameritan el contacto directo con la empresa.
Un sistema de gestión debe poder manejar los datos duros de los clientes, como teléfonos de contactos y ubicación.
Debe poder trabajar con los números de la veterinaria para hacer seguimiento de indicadores de las compras y las ventas y ser capaz de administrar toda la gestión técnica e integral del paciente.
Además, el sistema debe, para mayor comodidad, poder usarse en cualquier dispositivo que se conecte a Internet y no depender de computadoras robustas ubicadas en un punto fijo al que no se puede acceder de manera remota.
Es decir, debe ser un sistema pensado desde la tecnología para aportar valor al negocio, debe ser fácil de usar e intuitivo, el todo es que ayude al mv a cumplir mejor con su trabajo que es atender a los pacientes. Para Marotz debe tener todo en un solo lugar, que entienda las necesidades del cliente, que ayude en la organización y planificación del negocio.
Sistemas de este tipo ya existen en el mercado, “los sistemas cada vez van satisfaciendo mejor las demandas, cada vez son mejores herramientas. Hoy el mundo va para ese lado y tenemos que entenderlo. Y no para dejar a la gente sin trabajo sino para mejorar el trabajo de la gente”, afirmó.
Para Bonet al acceder a un sistema de gestión es clave comparar y evaluar las aplicaciones existentes en el mercado. Escuchar a los colegas que ya usan sistemas de gestión para conocer sus opiniones, evaluar costo beneficio de los sistemas presentes en el mercado y pensar cuál es la necesidad puntual de su negocio y en base a eso decidir. Pero además de eso Bonet asegura que es muy importante estar seguro de que se le dará el uso adecuado al sistema. “Deben estar convencidos de que la gestión es el camino para mejorar el funcionamiento del negocio” afirmó.
Al momento de implementar un sistema de gestión los usuarios deben estar convencidos de que van a dedicar el tiempo para el análisis de la información que otorga el software de gestión y tomar decisiones en el negocio en base a lo que el sistema indica pues en definitiva para eso es el sistema, para cruzar información que permita mejorar el negocio veterinario.
Por otra parte, si la clínica ya viene usando un software de gestión y el que tiene ya es obsoleto y cuenta con pocas funcionalidades, o si ese software pide otras herramientas para el funcionamiento, o si no alcanza para satisfacer el volumen del negocio, lo mejor es cambiar a uno nuevo presente en el mercado.
Eso sí, es importante acceder a un software pensado para el negocio veterinario, evitando conseguir sistemas genéricos que se adecúen a cualquier necesidad pues no cumplirá con las expectativas y necesidades puntuales de atención de pacientes y de sus cuidadores.

Sistemas de gestión que tenés que conocer

Ya que una de las recomendaciones es investigar diferentes sistemas de gestión para comparar y elegir el que mejor se ajuste a las necesidades puntuales de cada clínica veterinaria, traemos esta recopilación de algunas de las características de cinco Softwares de gestión presentes en el mercado.

1. GestorVet: Este sistema incluye copia de seguridad de los datos. Modalidad de pago mensual o anual. Gestión de historial clínico de los pacientes.
2. MyVete: Cuenta con control de ingresos y gastos semanales, mensuales y anuales. Acompañamiento y asistencia al usuario. Posibilidad de integrar red de centros veterinarios.
3. QVet: Con este sistema se puede contar con acceso a los datos e información en cualquier momento y lugar. Agenda para gestión de citas y planes de salud.
4. SmartVet: Incluye contratos personalizables según la necesidad. Control de stock e inventario. Gestión de agenda.
5. WinVet: Maneja módulos adaptables para las necesidades de cada clínica. Sistema de atención al cliente en horario de oficina. Cuenta con demo disponible en su página web.

CAENA se suma a la semana mundial de concientización sobre el uso de antimicrobianos.

Entre el 18 y el 24 de noviembre se celebra la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antimicrobianos RAM. La celebración la impulsan la FAO, la OMSA y la OMS bajo el lema de Prevengamos juntos la resistencia a los antimicrobianos. Según la FAO en 2019 la RAM estuvo relacionada con casi 5 millones de muertes en el mundo. De ese número, 1,3 millones fueron directamente atribuibles a la resistencia antimicrobiana.

Buscando implementar buenas prácticas en el proceso de producción de alimento animal CAENA se une a la celebración. Según Juan Pablo Ravazanno, presidente de CAENA: “Las buenas prácticas de producción ayudarán a disminuir la carga de infecciones, ya que reducen la necesidad de utilizar antimicrobianos y la aparición de la RAM.

Hay que tener en cuenta que la resistencia antimicrobiana es una amenaza para los seres humanos, las plantas y el medio ambiente. Termina afectando a todos por igual pues, los microorganismos como las bacterias, tienen la capacidad de sobrevivir al tratamiento con antibióticos. Es decir, los medicamentos pierden su eficacia al tratar enfermedades que provienen de las bacterias.

Es por ello que CAENA invita a tener en cuenta algunas recomendaciones para el sector de producción de alimento animal. Estas están enfocadas en garantizar la inocuidad o niveles seguros y aceptables. Es por ello que según CAENA se debe hacer lo siguiente para prevenir el RAM

  1. Realizar un control preventivo de los alimentos desde su producción primaria para que sean seguros.
  2. Implementar prácticas adecuadas que eviten la contaminación con otros alimentos y así  evitar una innecesaria contaminación cruzada y/o por arrastre.
  3. Identificar posibles peligros y evaluar los riesgos asociados para actuar desde el conocimiento y así mantenerlos bajo control.
  4. Consultar a su nutricionista o infectólogo de confianza sobre los antimicrobianos apropiados que limitarán el desarrollo de la RAM.
  5. Utilizar siempre antimicrobianos registrados en el SENASA y que exhiban a la vista su identificación.
  6. Asegurar el compromiso y la acción de todos los eslabones participantes.

Hay que recordar que en Europa el uso de antimicrobianos para la promoción del crecimiento está prohibido.  

Cuatro puntos clave a tener en cuenta al momento de pensar la medicina preventiva del perro cuando llega el calor.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Cuando hablamos de verano enseguida lo asociamos con vacaciones, playa, descanso, vida al aire libre y muchas cosas más. Hoy los perros acompañan a sus familias a pasar sus vacaciones en una casa quinta, en la playa, en el río, en la montaña e inclusive, en el extranjero.
Es por ello que debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones desde el punto de vista sanitario, para aquellos “perros viajeros”.
Estos son los cuatro puntos críticos que no debemos dejar de considerar:

1. En el verano (mejor dicho, en los meses más cálidos), hay un aumento de la abundancia de ectoparásitos. Pulgas, garrapatas, mosquitos, flebótomos, entre otros. Debemos considerar esta problemática, no solo por las molestias que generan en el perro, sino porque transmiten enfermedades. No existe un método de prevención 100% efectivo contra estos artrópodos. Todos tienen como objetivo disminuir el riesgo de transmisión de enfermedades vectoriales y las molestias que los parásitos externos producen. En ocasiones, el veterinario debe recomendar “estrategias combinadas” que incluyen la combinación de drogas ectoparasiticidas diferentes para proveer una protección más amplia.

Teniendo en cuenta que hoy los animales de compañía viajan, en muchos casos, junto a sus tutores durante sus vacaciones de fin de año, es clave que los profesionales repasemos los principales cuidades a contemplar en una época estratégica.

Estas estrategias deben ser diseñadas en forma individual: considerando al animal y sus características, el destino de este y evaluando los riesgos a que estará expuesto.
2. La vacunación contra los patógenos más frecuentes, así como contra la rabia, debe estar vigente. Si el perro estará en una guardería o en contacto con otros perros durante los meses de vacaciones debe aplicarse la vacuna contra la tos de las perreras, en caso de que no la haya recibido.
3. Debemos conocer el destino de aquel perro que viaje a otras partes del país o al extranjero. El objetivo es considerar aquellas enfermedades prevenibles que estén circulando en el lugar de vacaciones y a las que tal vez el paciente no está expuesto en forma habitual en su día a día. Enfermedades tales como leishmaniosis o dirofilariosis (producida por el “gusano del corazón”) requieren estrategias específicas de prevención.
4. Siempre es recomendable hablar con la familia de los riesgos a los que puede enfrentarse el perro. Por otro lado, tener en el lugar de destino un veterinario o centro veterinario de confianza o recomendado por cualquier eventualidad.

De esta manera, podemos proveer herramientas para que nuestro paciente (y su familia) disfrute de sus vacaciones en forma saludable

La adopción de mascotas en Argentina aumentó un 200% luego de la pandemia y la relación humano-animal se ha hecho mucho más cercana. Este tema lo desarrollaron en profundidad en evento de Boehringer Ingelheim donde además se puso en relieve la importancia de aumentar el nivel de vacunación, desparasitación y cuidados.

En un contexto post pandemia en el que el número de personas que poseen un animal de compañía ha aumentado recientemente en varios países, Argentina representa el porcentaje de hogares con mascotas más alto a nivel mundial: “La adopción aumentó un 200% en pandemia, hoy el 80% de los hogares de nuestro país tiene por lo menos uno. De la mano de este fenómeno, se pudo ver cómo fue cambiando la relación de las personas con sus animales, hoy existe lo que llamamos la humanización y con ella un nuevo paradigma de cuidados. Se ha pasado de ser “dueños de mascotas” a “padres de animales de compañía”. La declaración la realizó la médica veterinaria Rosario Ares, Gerente Técnico y de Salud Pública para la región APUB (Argentina/Paraguay/Uruguay/Bolivia) de Boehringer Ingelheim en el marco del encuentro “Evolución del vínculo humano-animal. Tendencias y desafíos” organizado recientemente por dicho laboratorio.

Como puntapié para comprender el nuevo contexto y nueva forma de relación entre los humanos y sus animales de compañía, en la reunión se presentaron los resultados de la investigación “Mascotas, personas, encuesta pandémica: Navegando por la paternidad de las mascotas en la nueva normalidad” (Freshpet survey) que concluyó:

  • 55% de los tutores se sentían culpables de volver a trabajar
  • 44% preferían pasar el encierro con animales de compañía y no parejas
  • 13% tuvo que hacer cambio en su carrera laboral para no dejar a sus animales
  • 72% dijo que pasar tiempo con ellos le redujo el stress
  • El 38% quisiera tener otra mascota para que le haga compañía a la actual cuando va al trabajo

“Se puede ver claramente el cambio en la mirada y la relación que comparte un humano con su animal de compañía. Los tutores dicen que la pandemia ha arrojado nueva luz sobre cuánto significan sus animales para ellos, tanto que están afectando las decisiones importantes de vida”, agregó la Dra. Ares.

Por otro lado, en la última década hubo un incremento de la expectativa de vida de las mascotas; los gatos viven 3 años más y 2 años los perros. Esta evolución trae de la mano la aparición de más enfermedades causadas por el envejecimiento.

Durante la reunión, de la que participaron más de 350 veterinarios del país y de la región, también expusieron los doctores Pablo Borrás, médico Veterinario dedicado a las enfermedades parasitarias e infecciosas en pequeños animales, y Alonso Prado Masías, Director Técnico Global – Biológicos- Pets de Boehringer Ingelheim, quienes hablaron sobre los nuevos desafíos que representa el manejo de las enfermedades parasitarias e infecciosas de los animales así como también su impacto en el entorno familiar.

Si bien en el contexto pandemia se comprobó un aumento de la medicalización, los especialistas refirieron que esa tendencia no se dio plenamente en el segmento vacunas, por lo que reforzaron las recomendaciones en cuanto a la tenencia responsable y a su profilaxis.

En ese sentido, el Dr. Borrás destacó que el control de los endoparásitos es clave para la salud y el bienestar; y que, si bien algunos de ellos pueden ser asintomáticos, es crucial su diagnóstico y tratamiento. También hizo foco en la importancia de la limpieza y desinfección de los hogares.

Borrás también explicó que “en perros que convivan con adultos mayores, familias con niños pequeños o personas inmunocomprometidas, se encuentra indicado instaurar un programa de desparasitación interna mensual”, al tiempo que resulta fundamental la categorización de cada paciente para seleccionar la mejor estrategia de prevención y control. “Al prevenir las parasitosis en los caninos cuidamos la salud de la familia”, destacó.

¿Cómo mantener la salud de las mascotas a través de la vacunación?

Alonso Prado Masías también abordó durante su exposición la cuestión de la inmunización; hizo referencia a las posibles fallas asociadas al proceso de vacunación. Entre las causas más frecuentes de las mismas, resaltó problemas relacionados a la calidad de las vacunas, a su estado de conservación (temperatura y caducidad), a la utilización del antígeno adecuado, a la inmunodeficiencia del animal (ya sea por alguna enfermedad o tratamiento que esté atravesando), a una inmunoincompetencia genética, o a una infección en progreso.

Sin embargo, más allá de esta multicausalidad, el profesional remarcó que el problema número uno suele darse por la neutralización de la vacuna por anticuerpos maternales transmitidos durante la lactancia y que son fundamentales para los primeros meses de vida del animal, pero que muchas veces anulan el efecto de las vacunas, salvo en el caso de aquellas con nuevas tecnologías como la Tecnología Recombinante.

Cada persona es responsable del estado de salud de sus animales de compañía, especialmente en lo que respecta a las enfermedades infecciosas que se pueden prevenir de manera eficiente gracias a la vacunación. En ese sentido, la prevención de zoonosis toma cada vez más relevancia.

En la reunión, todos los profesionales coincidieron en que como consecuencia del marcado incremento en la adopción, también debería aumentar el nivel vacunación, desparasitación y cuidados, protegiendo a los animales y al resto de la familia de enfermedades.

Boehringer Ingelheim Salud Animal

Boehringer Ingelheim trabaja en innovación de primera clase para la predicción, prevención y tratamiento de las enfermedades de los animales. Ofrecemos a veterinarios/as, dueños/as de mascotas y gobiernos en más 150 países un portafolio de productos y servicios amplio e innovador para mejorar la salud y el bienestar de los animales de compañía y de producción. Como líder global de la industria de la salud animal y parte de la compañía familiar Boehringer Ingelheim, abordamos una perspectiva a largo plazo. Las vidas de los animales y las personas están interconectadas de formas profundas y complejas. Sabemos que cuando los animales están sanos, las personas están más saludables también. Por medio de sinergias entre nuestros negocios de Salud Animal y Salud Humana y aportando valor a través de la innovación, mejoramos la salud y el bienestar de ambos.

Más información en: https://www.sudamerica.boehringer-ingelheim.com/salud-animal/sobre-salud-animal

Establecer las metas que una empresa quiere conseguir puede resultar una tarea sencilla comparada con la de construir el camino que se debe recorrer para obtenerla. Aquí les cuento pasos útiles para planear un 2023 efectivo para sus veterinarias.

Escribe Eliana Mogollón
Clínica Veterinaria Ottovet, Bogotá, Colombia.
elianamogollonvergara@gmail.com

Por esta época es normal sentir que el año ya se acabó. Estamos entrando en una extraña etapa de incertidumbre por el cierre de este 2022.
Nos detenemos a revisar qué objetivos queríamos lograr este año y cuáles aun no conseguimos. Puede que algunos sientan satisfacción por lo logrado, otros, por el contrario, frustración por lo no alcanzado. Lo cierto es que el tiempo ya es poco y si no hemos logrado los objetivos esperados, no hay más opción que reajustar y continuar.
Antes, yo era de las personas que pensaba que, todo en la vida funcionaba bien únicamente si había una estricta planeación previa, no daba opción a la improvisación o cambio de planes, huía de todo aquello que me desviara del objetivo, pero la misma vida me ha enseñado que todo puede ocurrir (desafíos y oportunidades) y no hay nada más valioso que el poder de la adaptación.
Muchas veces surgen eventos inesperados y nos ponen a prueba.
Así que, solo resta rediseñar la estrategia y continuar (siempre disfrutando el camino).
Con lo anterior quiero decirles que, sin duda alguna, es necesario tener clara nuestra meta, planificar y por supuesto (y lo más importante) trabajar en la capacidad de adaptación si las cosas se presentan diferentes.
Por eso, a continuación, me gustaría contarles algunas herramientas que uso como base de una planeación efectiva.

¿Qué es la planeación estratégica y por qué es tan importante?

Es necesario tener clara nuestra meta, planificar y trabajar en la capacidad de adaptación a los cambios que podamos vivir

Lo primero es entender bien qué significa esto. Muchas veces cuando escuchamos el concepto “planeación estratégica”, nos imaginamos uno muy extenso y complejo de realizar. Es más, creemos que esto es aplicable únicamente a grandes compañías o multinacionales y no a nuestras pequeñas o medianas empresas.
Pero en realidad no es así. Hacer planeación estratégica es una “obligación” para todos aquellos que quieran avanzar en el camino, con independencia del momento por el que se encuentren.
La elaboración de este proceso busca responder dos preguntas: ¿Qué queremos conseguir? y, ¿cómo podemos conseguirlo? Dicho de otra manera, es la guía para entender en dónde se encuentra la empresa, para dónde queremos llevarla y cuáles son los pasos y herramientas necesarias para conseguir este avance. Por lo anterior, podemos comprender su importancia, puesto que, se convierte en la guía fundamental para la toma de decisiones de la compañía.

¿Qué NO es planeación estratégica?

No se trata de un documento “muerto” o una buena intención sin ejecución. Es decir, no es la elaboración teórica de un plan que guardaremos en el archivo de la oficina y que nunca más vamos a volver a ver.
Es frecuente que seamos muy diligentes en la teoría. Somos capaces de reunir al equipo para elaborar la planeación estratégica en un lindo y organizado documento, pero luego en la práctica todo se acaba por falta de ejecución, constancia y disciplina.
Por lo tanto, el concepto de planeación estratégica es mucho más que solo planear (estrategia), también se trata de ejecutar (táctica).

¿Qué pasos debemos seguir?

Podemos encontrar en la literatura muchos modelos de planificación y sus diferentes etapas.
Sin embargo y teniendo en cuenta las necesidades propias de una empresa de servicios veterinarios, les dejo como sugerencia los siguientes:

1. Punto de partida

Si queremos definir un nuevo punto de llegada, será necesario ubicar primero el punto de partida y luego sí elaborar una ruta.
Para iniciar debemos analizar algunos factores que nos permitan entender la situación real y actual de la empresa.
Por ejemplo:

  • El equipo de talento humano con el que contamos.
  • Líneas de negocio activas.
  • Precios.
  • Si tienen o no establecidos procesos de atención en cada servicio.
  • Diferencial (si lo tienen claro).
  • Ingresos, costos, gastos, beneficios y demás datos económicos relevantes que nos permitan ver la realidad financiera de la compañía.

Entre otros.

En muchas ocasiones, los planes a futuro “fracasan” porque no tenemos los cimientos firmes. Es decir, no conocemos nuestras empresas, no tenemos información verídica y por tanto no sabemos cuáles son sus verdaderas necesidades.
Revisar información como la anterior nos ayudará a desarrollar mejor esta tarea.

2. Análisis externo

Examinar lo que ocurre alrededor es una práctica valiosa. Va mucho más allá de revisar los precios de la competencia. Es importante evaluar, por ejemplo, sus modelos de negocio, sus protocolos de servicio, sus diferenciales, sus instalaciones, entre otros.
Por otro lado, también es importante inspeccionar qué está ocurriendo a nivel internacional, nacional y local con todo lo que respecta a la industria de las mascotas. Esto nos ayuda a prever situaciones, adelantarnos en el camino y estar listos para cualquier novedad. Aquí, por ejemplo, podemos revisar el tema de las consolidaciones en las clínicas veterinarias que ya es toda una realidad en otras partes del mundo y tomar decisiones de futuro.

3. Objetivos claros

Luego de tener información real, tanto interna como externa, podemos elaborar una idea más clara de cuáles son esas metas que queremos lograr.
Algunos pueden ser relacionados con:

  • Aumento de ventas.
  • Incremento de utilidad o rentabilidad.
  • Ampliación o disminución del portafolio de servicios.
  • Diseño de servicios más innovadores.
  • Ampliación de la infraestructura o planta de personal, entre otros.

Lo anterior como ya lo he definido antes, es una decisión única de cada compañía.
Pueden definir un solo objetivo estratégico o un mix complementario de los mismos.

4. Definición de funciones y responsabilidades

Cuando ya se tiene claro que se quiere lograr, es mucho más sencillo definir quiénes serán parte de la ejecución del plan. Aquí es donde debemos evaluar las herramientas que tenemos a disposición: Equipo de trabajo, presupuesto y acciones a ejecutar.
En este paso se debe dividir el objetivo general en pequeños objetivos específicos.
De esta manera se construirá el paso a paso y se definirá quien será responsable de liderar cada uno de estos.
Por ejemplo, si el objetivo es lograr una mayor fidelización en los clientes con la incorporación de un sistema de seguimiento a pacientes que se dieron de alta en hospital, debemos pensar en pequeñas funciones a desarrollar. Por ejemplo: ¿quién será el encargado de hacer el seguimiento?, ¿qué sistema usaremos para llevar el control de llamadas o mensajes?, ¿quién atiende las novedades que surjan de esta actividad?, entre otros.
Solo si tenemos claro el rol y responsabilidad de cada miembro del equipo, podemos evaluar la efectividad del mismo.

5. Puntos de evaluación y control

Aquí es necesario que una persona se encargue de poder gestionar el avance de la estrategia en general, así como también será práctico que determinen cada cuanto se hace un punto de control y análisis del avance del plan.
Mi sugerencia siempre será incorporar en la cultura de la empresa dos tipos de reuniones, unas micro reuniones (no mayores a 15 min) donde se compartan novedades generales y otras macro reuniones donde se puedan hacer los análisis profundos del plan que se está llevando a cabo.

6. Improvisación estratégica

Aun teniendo todos los pasos anteriores muy claros y definidos, sabemos que todo puede ocurrir, un evento como la pandemia a causa del COVID19 puede llegar a parar todo lo que teníamos en marcha. Así que, como última recomendación, sugiero que la planeación no la hagan a tan largo plazo, traten de ajustarla a periodos cortos que les permita ir direccionando en el camino lo que sea necesario.
También, trabajen mucho en la capacidad de adaptación de sus modelos de negocio (como incorporar la digitalización) y de sus equipos de trabajo.
Todo esto para que las contingencias no sean un obstáculo definitivo, sino que por el contrario sean una oportunidad en el camino para ajustar acciones y seguir adelante.
Por último, no me resta más que decirles que, planear y definir objetivos es correcto, pero es más correcto disfrutar el camino para conseguirlos, aun y cuando aparezcan novedades en la carretera que transitemos.

Claves a considerar para avanzar en este camino. Elaboración propia: Eliana Mogollón.

Osvaldo Rinaldi en las Jornadas de Mar del Plata explicando los avances del Colegio.

El Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires avanza en acciones concretas para controlar la prescripción, venta y uso de zooterápicos. Aquí Osvaldo Rinaldi, nos cuenta los detalles.

Guadalupe Varelli
Lic. Ciencias de la Comunicación
info@dosmasdos.com.ar

Osvaldo Rinaldi, presidente del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, marcó el tono de las XI Jornadas Internacionales realizadas en Mar del Plata al declarar: “El rol de los profesionales veterinarios en la preservación de la salud tanto animal, como de los humanos y del medio ambiente, es imprescindible”.
Revista 2+2 estuvo presente en el evento y tuvo la oportunidad de dialogar con él sobre los principales problemas que afectan a la profesión veterinaria, tanto en la provincia de Buenos Aires como en el resto del país.

Control de los zooterápicos
Uno de los ejes principales del evento fue la presentación de la segunda etapa del Plan de Control y Comercialización de Zooterápicos en la provincia de Buenos Aires, un programa de tres instancias que articula el trabajo de organismos de gobierno, laboratorios, distribuidoras, veterinarios y la comunidad.
“Hoy estamos anunciando la puesta a punto de este plan de control de la comercialización y utilización profesional de los zooterápicos, cuyo uso es una competencia directa del médico veterinario”, declaró Osvaldo Rinaldi.
Y agregó: “Si utilizamos incorrectamente este tipo de productos estamos incumpliendo aquello con lo que el Estado Nacional se ha comprometido a hacer en cuanto a la resistencia antimicrobiana. Nosotros como Colegio tomamos ese desafío y lo vamos a poner en práctica.”
En este proyecto, el rol del médico veterinario es central, ya que es quien debe recetar y utilizar los zooterápicos, lo que al mismo tiempo permitirá saber dónde y cómo se expende cada producto.

Un viejo anhelo

Rinaldi señaló que desde hace al menos 20 años tanto el Colegio que preside como toda la profesión veterinaria a nivel nacional insiste con la necesidad de controlar la comercialización y la utilización profesional y adecuada de zooterápicos en el medio veterinario. “Como hasta el momento no obtuvimos resultados concretos reales, nos propusimos realizar un trabajo con el cual profesionalizar el sistema que tiene el Colegio de inspecciones, habilitaciones y control”, explicó.

Investigación, capacitación y diagnóstico

En una primera etapa se hizo un profundo estudio normativo, un relevamiento de campo y la capacitación de los inspectores.
En palabras de Rinaldi, “el plan de capacitación y profesionalización de inspectores, elaborado en conjunto entre la Coordinación de Control Comercial y la Comisión Directiva del Colegio, es muy sencillo, se basa llanamente en hacer cumplir las leyes nacionales y provinciales, nadie puede estar en desacuerdo porque lo que estamos proponiendo, insisto, es que se cumpla la legislación vigente.”
Esta etapa permitió evaluar dónde se producían las desviaciones en la comercialización y detectar que una de las principales problemáticas es la dificultad para identificar quiénes están autorizados a comercializar zooterápicos y quiénes no.
Rinaldi explicó que esto resultaba confuso para los distintos sectores, por eso decidieron elaborar un padrón que incluya a todas las personas -físicas y jurídicas- autorizadas a adquirir medicamentos, identificadas a partir de su CUIT. De este modo es posible evitar que se realice una factura a una persona que no está incluida dentro de un circuito veterinario.
El próximo paso tiene que ver con hacer cumplir y actualizar algo que ya está legislado y, sin embargo, sigue siendo difícil de poner en práctica: la receta veterinaria.

En beneficio de toda la población

Al ser consultado respecto al impacto de estas medidas sobre la salud de la población, Rinaldi fue enfático: “Desde ya, ese es el motivo, el disparador de este plan. Nosotros estamos trabajando, tanto FECOVET como FeVA, junto con el Ministerio de Salud de la Nación para establecer una resolución donde se reconozca al veterinario como un profesional de la salud pública, lo cual es un paso más que importante para la profesión veterinaria, y este plan va orientado a que el profesional veterinario sea el que tenga como responsabilidad no solo prescribir, sino también expender zooterápicos”.

El plan de vacunación además de ser indispensable para los cachorros caninos y felinos debe ser independiente para cada animal y esto debe ser comunicado a los tutores.

Escribe Camila Montaña
info@dosmasdos.com.ar

Establecer un plan de vacunación para los cachorros caninos y felinos es fundamental para evitar enfermedades contagiosas. Es clave poder diseñar una estrategia de vacunación y comunicárselo a los tutores de los animales de compañía, para que estos comprendan su importancia.

El plan de vacunación protege a los cachorros caninos contra parvovirosis, rabia, moquillo, hepatitis infecciosa, virosis respiratorias y coronavirus. En los felinos protege contra panleucopenia, rinotraqueítis infecciosa y calicivirosis entre otras enfermedades presentes en esta especie. 

La aplicación de las vacunas incluidas en el plan de vacunación es la mejor manera de prevenir las enfermedades. Es el pilar de la medicina preventiva. La protección solamente puede lograrse con el esquema completo de inmunizaciones y no a través de una sola vacuna en forma individual. Por eso se hace esencial conocer y dar a conocer a los tutores el plan de vacunación

Existen diversas opciones en el mercado para realizar la vacunación, como es el caso de Tecnovax, empresa de biotecnología. Esta empresa desarrolla, produce y comercializa vacunas y productos biológicos para la salud animal desde 2003 en el país. Sus productos son vacunas virales como la vacuna antirrábica entre otras, destinadas a ganadería, salmónidos y animales de compañía.

Pilares del plan de vacunación

Lo primero es tener en cuenta que cada animal es único, cada caso diferente y requiere un enfoque específico. La vacunación se debe hacer en función de la evaluación del riesgo particular de contraer enfermedades y de su estilo de vida. 

Es el MV el encargado de identificar el riesgo particular de la mascota teniendo en cuenta además, la prevalencia de cada enfermedad dentro de la comunidad. Es por ello que existe prescripción individualizada de medicamentos, y por lo tanto no se deben hacer comparaciones con otros animales. 

Según el MV Leonardo Mauro, Responsable Técnico de la línea de vacunas para pequeños animales de Tecnovax: “El esquema de vacunación se debe diseñar para cada animal en base a la evaluación individual de riesgo de adquirir determinada enfermedad en particular”.

Con esto en mente también es importante tener en cuenta y comunicarlo a los tutores que: la vacuna quíntuple para perros y la triple para gatos se debe colocar en todos los animales. Además de la vacuna antirrábica en ambas especies, pues previenen las enfermedades principales. Otras vacunas son opcionales y pueden usarse o no dependiendo de variables geográficas, ambientales y del entorno. 

Para finalizar y según Tecnovax existen tres pilares fundamentales para diseñar un calendario de vacunación. Estos son: 

  • El inicio (fecha de la primera dosis de vacuna).
  • Los intervalos (pueden variar de 2-4 semanas).
  • La finalización (≥ 16 semanas) del plan inicial.
  • Luego el profesional establecerá el momento óptimo para completar el plan vacunal básico (6-12 meses).

Lo importante es poder comunicar esto de manera efectiva a los tutores de los animales de compañía. De esta manera se evitan confusiones y se asegura que el plan de vacunación sea realizado en su totalidad.